El comienzo de los sabores

La región de Bolivia, fue habitada durante los últimos 10.000 años, inicialmente por pequeños pueblos y culturas.

La cultura del Tiwanaku que se desarrollo en la región del lago Titicaca, fue una civilización muy avanzada, dejando muestras de un gran desarrollo arquitectónico y técnicas muy avanzadas en agricultura.

También las culturas de Mollos y los Moxos, en las tierras bajas, habían desarrollado técnicas agrícolas avanzadas.

El extenso territorio era de una gran complejidad topográfica y climática. Habitantes de la época supieron dominar el medio ambiente para el manejo inteligente de los recursos naturales, así que tierras áridas se convirtieron en extensas áreas de producción agrícola intensiva.

De los principales alimentos que se cultivaron en las tierras altas, hay que destacar la quinua, el tarwi, y la papas del cual se obtiene el chuño o tambien llamado “tunta” mediante un proceso natural de deshidratación natural. En la actualidad aún se cultivan más de 200 clases diferentes de papas. El maíz, es también, un ingrediente importante en la dieta de los bolivianos.

La cocina boliviana, varía dependiendo de la zona geográfica, es decir cada región tiene su sabor característico.

La Quinua, sabores de las alturas

La quinua fue el principal cultivo de los Andes y el principal alimento considerarlo sagrado.

La «chenopodium quinua» llamada Grano Sagrado o Grano de Oro, se cultiva desde hace más de cinco mil años en tierras a una altitud entre 3000 a 4000 msnm. Estos granos fueron encontrados en los recintos funerarios junto a las momias en esa época.

Las Culturas de la epoca usaron diferentes técnicas para el almacenaje de los productos para conservar los granos. Era una estrategia para alimentar a los ejércitos movilizados o a la población en caso de hambruna.

El alto valor nutritivo de la quinua es comparable al de la leche materna. Es un alimento completo e balanceado y muy superior a los alimentos de origen animal como carne, leche, huevos, pescado. El análisis de los granos muestran un alto contenido en proteína, carbohidratos, minerales y vitaminas que los hacen aptos para la alimentación de persona que realizan grandes esfuerzos físicos.

El Chuño

Es obtenida del tubérculo de la papa, con métodos antiquísimos en un ambiente propicio que es el gélido frío de las noches andinas, la poca humedad, y abúndate sol.

La producción es realizada en forma comunitaria: siembra, cuidado, recolección, selección final de las papas, de las cuales un grupo se destina al consumo inmediato, otro a semilla, y finalmente una parte a la elaboración del chuño.

El sabor de los valles

En los valles de Cochabamba, Chuquisaca y Tarija, se produce una gran variedad de frutas y vegetales, granos y legumbres.

Cochabamba es la ciudad gastronómica por excelencia, donde todos los sabores de Bolivia entera están presentes; pues si algo no fue creado acá, es costumbre del cochabambino mejorarlo a tal punto, que uno olvida su procedencia y se convierte por siempre y para siempre en un plato cochala.

La gastronomía de Sucre ofrece tradición, variedad, sabor y aroma en sus platos, además de excelentes chocolates y dulces, con los que los paladares más golosos, quedarán más que satisfechos.

El sabor de las tierras bajas

En las tierras bajas o llanos, Pando, Beni y Santa Cruz, la yuca reemplaza a la papa y es más frecuente el uso de hortalizas.

Los plátanos, almendras, frutas tropicales, soja y carne de res son frecuentes en la culinaria de la zona.