NI OLVIDO, NI PERDÓN, SOLO JUSTICIA

EMBAJADA DE BOLIVIA EN ARGENTINA /13/06/2022.- Conmemorando el Día Nacional de las y los Periodistas en la República Argentina y a invitación de la Coordinadora General del Comité de Solidaridad con los Pueblos Latinoamericanos, en el imponente edificio del Congreso Nacional Argentino, tuvimos el privilegio de participar en un evento desarrollado en el marco de la campaña internacional justicia por Seba Moro/Fue Golpe, #SebaMoroFueElGolpe #JusticiaPorSebaMoro en homenaje a un periodista comprometido como fue Sebastián Moro.

Con la presencia de autoridades del Congreso de la Nación Argentina, Organizaciones Sociales, argentinas y bolivianas, la familia y amigos de Sebastián, tuvimos la oportunidad de poner de relieve a aquellos profesionales de la información que utilizan un micrófono para amplificar las voces que no se escuchan, a las y los trabajadores de la comunicación que reflejan la verdad cuando difunden imágenes y los textos que presentan responden a la realidad sin  , ni manipulaciones, sin presiones, ni imposiciones. Sebastián Moro fue el mejor ejemplo de un periodista de esas características, de inicio señaló al golpe de Estado que se llevó a cabo en Bolivia, como un gobierno basado en uso del terror, denunciando las violaciones a los derechos humanos que dejaron más de 38 asesinatos, cientos de heridos, torturas, vejámenes, persecuciones, operaciones paramilitares y acciones institucionales fuera de la ley.

Recordar los obscuros días del golpe de Estado en Bolivia, nos hizo valorar la valentía de aquellos periodistas que dignifican su profesión con la verdad como único argumento, mostrando que el asalto del poder era el mecanismos perfecto para ejecutar grandes negociados incluso a costa de la vida de la población y en plena pandemia de Covid-19, compra de respiradores con sobre precios (que nunca se utilizaron), adquisición fallida de material de bioseguridad por ministerios ajenos al de Salud, con costos superiores a los establecidos en los mercados internacionales y que ante las denuncias, las compras se suspendieron dejando sin el material necesario al personal de salud, provocando una mayor cantidad de fallecidos por la falta de estos insumos. Así, mientras la población boliviana se debatía entre la vida y la muerte por el pésimo manejo de la pandemia, el gobierno de facto asignó mayor presupuesto para la compra de municiones, armamento y material de represión superando los montos destinados a la salud.

El periodismo digno, tuvo su mejor homenaje en el Congreso Nacional, ya que ellos recabaron la información sobre el apoyo recibido por otros gobiernos a los golpistas, como el reconocido por el gobierno ecuatoriano, que pidió la devolución del material bélico solicitado por los golpistas y que otros Estados no lo hicieron, como el anterior gobierno argentino presidido por Mauricio Macri, que en un avión Hércules, llevaron armas, municiones y material bélico, además de un cuerpo de élite para apoyar en tareas de represión a la población boliviana. Ahora, gracias a la denuncia que cuenta con pruebas irrefutables de la existencia del mencionado envío que involucra a otros actores tanto en Bolivia y en Argentina, como la exministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich o su homólogo boliviano, Arturo Murillo.

La historia no solo se refleja en páginas doradas, también tiene manchas de sangre, no solo se observa la gloria, a veces la tristeza es la protagonista y nos deja un nudo en la garganta, al igual que el dolor y luto; pero para tener un epílogo diáfano, debe reflejar la verdad, y ésta debe tener ni olvido, ni perdón, solo justicia.

 

Honor y gloria a Sebastián Moro, militante de la verdad.