Canciller ratifica posición pacifista de Bolivia y espera que prospere diálogo sobre conflicto en Ucrania

AGENCIA BOLIVIANA DE INFORMACION (ABI).- El canciller Rogelio Mayta reafirmó la vocación pacifista de Bolivia respecto al conflicto en Ucrania y expresó su esperanza que el diálogo que se prevé para mañana jueves pueda producir resultados.

Mencionó que la resolución que aprobó este miércoles la Organización de Naciones Unidas (ONU) podría “avivar el fuego” en lugar de contribuir al acercamiento entre las partes y solucionar el problema mediante el diálogo y la diplomacia. Asimismo, explicó las razones por las que Bolivia se abstuvo de votar.

Aclaró que solo uno de los puntos de la resolución apuntaba a buscar resolver el conflicto por la vía del diálogo, de la diplomacia, y sostuvo que “la mitad del mundo” expresó la misma posición de Bolivia, pues 35 países se abstuvieron de votar, entre ellos China, India, Sudáfrica, “que en población hacen la mitad del mundo”.

“El tema es complejo pero el motivo de la abstención es que la resolución que se promovía en la ONU tiene varios puntos y uno solo habla de que deberíamos buscar resolver todo este conflicto a través del diálogo, de la diplomacia. Hay otros muchos otros puntos que no contribuyen al acercamiento, que más que ser un puente para buscar una solución construyen una muralla y, probablemente, sean objeto de mayor distanciamiento e inclusive pueden avivar el fuego”, declaró Mayta a Bolivia Tv.

Destacó que Bolivia es un país pacifista y consideró que la forma de resolver conflictos es mediante el diálogo, pero subrayó que se debe entender “el núcleo del problema” ya que, por un lado, hay medidas de hecho, como la operación militar y, por el otro, medidas financieras, económicas y unilaterales que son otra forma de conflagración, que no llevarán a un buen puerto.

El Canciller hizo votos para que el diálogo Rusia – Ucrania, anunciado para mañana, pueda llevar a alguna salida que supere el momento crítico y aseveró que, además de los dos países, hay otros actores externos que también deben contribuir.

“Bolivia sigue de cerca el conflicto y las decisiones que se han tomado hasta ahora son bastante meditadas, objetivas y pretenden ser muy serenas, que vienen desde nuestra propia experiencia cercana porque en 2019 los discursos racistas, discriminadores, gatillaron una ‘lógica de guerra’, de ver ‘enemigos’ frente a los cuales hay que ‘imponerse, prevalecer y eliminar’, y eso es grave, porque ahí toda la civilidad ya no existe y la inteligencia se pone al servicio de atavismos’”, sostuvo.