Bolivia reafirma ante la ONU su espíritu pacifista e insta a evitar acciones unilaterales que promueven la confrontación

AGENCIA BOLIVIANA DE INFORMACION (ABI).- “Las invasiones y la guerra siempre deben ser rechazadas porque ellas solo traen muerte”, afirmó el embajador de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Diego Pary, durante la sesión especial de la Asamblea de ese organismo, donde reafirmó el espíritu pacifista del Estado Plurinacional y su rechazo a toda guerra o amenaza de agresión que ha violado los principios de la Carta de las Naciones Unidas.

“Estamos conscientes de que la actual situación es producto de diversos factores a lo largo del tiempo y comprendemos que existen preocupaciones legítimas de seguridad de las partes involucradas que deben ser atendidas y gestionadas de la mejor manera para evitar una mayor crisis en la región. No se trata de garantizar la seguridad de algunos Estados a costa de la inseguridad de otros, la Comunidad Internacional tiene que ser capaz de construir una seguridad colectiva”, señaló Pary durante la intervención realizada el lunes 28, cuando la representación nacional recalcó lo ya expresado por su comunicado del jueves 24 de febrero.

“Los tambores de guerra resuenan nuevamente en un continente que sufrió mucho, producto de las ambiciones geopolíticas. Tuvieron que ocurrir dos guerras mundiales y más de 70 millones de muertes para que nos diéramos cuenta de la necesidad de una organización multilateral que busque preservar la paz y la seguridad internacionales”, sostuvo.

Respecto al conflicto entre Rusia y Ucrania, Pary señaló que el mundo está a punto de pasar nuevamente una línea sin retorno, que podría dar como resultado la pérdida de cientos de vidas inocentes. En ese marco, instó a las partes a agotar todos los mecanismos políticos y diplomáticos disponibles, a fin de encontrar una solución pacífica al conflicto.

“Bolivia es un Estado constitucionalmente pacifista y rechaza toda guerra de agresión o amenaza de agresión como instrumento de solución a los diferendos y conflictos entre Estados. En ese marco constitucional, mi país rechazó con firmeza y rechaza todas las invasiones y acciones unilaterales realizadas por varias potencias a lo largo de la historia reciente, vulnerando el Derecho Internacional y la misma Carta de las Naciones Unidas, ejemplo de ello es Afganistán, Irak, Libia, Siria, Palestina y hoy, Ucrania”, acotó.

Resaltó que en el conflicto que hoy preocupa a la humanidad, “hay responsabilidades no solo del país que ha decidido realizar una operación militar unilateralmente, sino también de las potencias occidentales que a través de la OTAN ponen en riesgo la seguridad y la paz de otros Estados”.

El embajador dijo que la OTAN no es garantía de seguridad, “al contrario, es una amenaza para la seguridad internacional”. Recordó el bombardeo al Yugoslavia sin autorización del Concejo de Seguridad.

“Hoy, observamos con sorpresa la doble moral de ciertas potencias, que más allá de buscar la paz, azuzan a la confrontación. Las invasiones y la guerra siempre deben ser rechazadas porque ellas solo traen muerte y destrucción para la humanidad y para la vida de los pueblos”, remarcó.

La intervención del embajador Pary se dio en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas que viene sesionando de emergencia en Nueva York, donde todavía se espera que finalicen los discursos de los 106 países que tomaron la palabra. Se tiene estimado que en el transcurso del miércoles 2 de marzo se realice la primera votación a una resolución.