LA SOLIDARIDAD NO SE PREGONA, SE CULTIVA Y PRACTICA

Bolivia y Argentina trabajan solidariamente en la atención de desastres.

ECHJ / BUENOS AIRES.- La casita de don Cirilo ya no está, la riada se la ha llevado, comenta una pobladora de Ñaurenda, una de las comunidades guaraníes del departamento de Tarija (Bolivia) más afectadas por la intensa lluvia que provocó el desborde del río y que dejara a su paso dolor y luto entre sus habitantes.

Según datos oficiales del Sistema Nacional de Manejo del Fuego, entre el 1 de enero y el 15 de febrero se quemaron 303 mil hectáreas en la provincia de Corrientes (Argentina), cerca del 10% del total de su territorio, ocasionando pérdidas por más de 26.000 millones de pesos al sistema productivo de la provincia.

 

Bolivia y Argentina estamos viviendo momentos de emergencias que nos enseñan a que podamos trabajar conjuntamente de manera solidaria por el bien nuestra población, es así que el gobierno argentino donó pastillas potabilizadoras de agua y frazadas para los damnificados de Entre Ríos y, en reciprocidad, Bolivia envió un contingente de 81 brigadistas especializados en sofocación de fuego para apoyar la lucha contra los incendios forestales en Argentina.

¡La solidaridad no se pregona, se cultiva y practica!

* Fotografías cortesía Sixto Valdez, Cascos Blancos Argentina, La Razón.