García Linera afirma que el neoliberalismo en América Latina es zombi y vaticina que habrá una siguiente oleada progresista

Buenos Aires, Martes 20 de noviembre de 2018 (Vicepresidencia).- El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, manifestó que “el neoliberalismo actual, en América Latina, es zombi, sobrevive de sus viejas victorias” y no tendrá una larga vida, por lo que pronosticó que habrá una nueva oleada progresista solo que esta vez debe estar conectada en el continente y los países del mundo, esto en su participación en el “I Foro mundial del pensamiento crítico”, “El futuro de la izquierda y de la dignidad humana”, el cual se desarrolla en el marco de la “VIII Conferencia latinoamericana caribeña de ciencias sociales”, de Clacso, en Buenos Aires, Argentina.

“Esperemos que esta nueva oleada de gobiernos progresistas, que vayan más allá de la primera oleada, cuenten con un apoyo continental y mundial que permita avanzar mucho más en los derechos y el bienestar de la población”, dijo el mandatario de Estado.

García Linera descartó que América Latina afronte un repliegue del progresismo ya que se enfrenta a una oleada conservadora neoliberal que tiene dos límites, ser fosilizado porque repite las mismas estrategias que hace años fracasaron, “no hay inventiva ni creatividad, es simplemente una repetición y está mal formulada”, además es contradictorio porque en los años 80 el neoliberalismo se presentaba como una esperanza de adhesiones voluntarias, hoy, solamente movilizan odio y resentimientos.

“Soy un convencido de que esto se va a agotar y que en vez de vivir una larga noche neoliberal, vamos a vivir una corta noche de verano neoliberal y ahí es donde nos toca a nosotros reconocer lo que hicimos bien y lo que hicimos mal. La izquierda tiene que volverse a preparar para tomar el poder en los siguientes años, en el continente”, manifestó.

En este contexto, ponderó que el progresismo latinoamericano permitiera la participación de los movimientos sociales y la articulación plebeya en la que quien conduce es fruto de contingencias y habilidades estratégicas, también que se haya atendido a la convocatoria y narrativas movilizadoras, además de la promoción de la participación de las mujeres y la democratización creciente para la asunción del poder en el continente.

“Hemos sabido llegar al poder, transformar el poder mediante las elecciones y habremos de regresar al poder una y otra vez mediante las elecciones, frente a una lógica del determinismo histórico en el que había un solo sujeto promotor del cambio, el progresismo latinoamericano ha tenido la virtud de promover e inventar un conjunto de articulaciones sociales contingentes”, explicó.

Así también, García Linera ponderó que parte de la genealogía de la izquierda y de los gobiernos progresista sea la ampliación de los bienes comunes, tanto estatales como los sociales; la articulación de manera selectiva, las formas de globalización, de protección y de mercado interno, soberanía económica, financiera, militar y política.

De igual forma resaltó las políticas progresistas que permitieron integrar y dar soberanía continental, lo que dio paso a que América Latina defina y resuelva sus conflictos sin esperar la intervención del gobierno norteamericano.

García Linera también explicó que uno de los límites es la sostenibilidad, una buena gestión duradera del crecimiento económico, redistribución de la riqueza, “a la izquierda, a diferencia de las derechas o de los conservadores, un error en economía nos cobran hasta la vida; a la derecha, un error en economía se le tolera, es parte del sentido común conservador que vuelve tolerante ante fuerzas conservadoras, la izquierda no tiene derecho a equivocarse”.

Como otro elemento, identificó a las transformaciones del sentido común, es un tema muy importante porque es parte de los criterios morales, procedimientos lógicos e instrumentales que se practican sin reflexionar, es un conjunto de “indignaciones y tolerancias morales que practicamos a diario, es el conjunto de algoritmos de la vida cotidiana que automáticamente los disparamos o ejecutamos sin estar pensando en que lo estamos haciendo”, complementó.

Finalmente, indicó que en América Latina se presenta la paradoja de llevar adelante un crecimiento económico con protección ecológica y para ello se presenta un nuevo horizonte de socialismo como hecho inevitable para la siguiente oleada.