Bolivia y España firman tres acuerdos que refuerzan la alianza bilateral, uno de ellos para la construcción del tren bioceánico

Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de España, Pedro Sánchez, dirigen la reunión en Santa Cruz. Foto: Hugo Aseff Cambio

Santa Cruz, 29 de agosto de 2018 (CAMBIO).- A bordo del avión A-310, el jefe del Gobierno de España, Pedro Sánchez, arribó ayer a las 17.58 a la ciudad de Santa Cruz, donde firmó con el presidente Evo Morales el ingreso de su país al Corredor Bioceánico y garantizó su apoyo para que Bolivia cobije la cumbre UE-Celac en 2019.

Fue un encuentro marcado por la fraternidad de los dos jefes de Estado, que lideraron a sus respectivas delegaciones.

Al final, Morales y Sánchez firmaron tres documentos: el Acta de la XII Reunión de la Comisión Mixta Hispano-Boliviano de Cooperación, que incluye como anexo el Marco de Asociación País 2018-2021; el memorando de entendimiento entre el Ministerio de Justicia de Bolivia y el Ministerio de Justicia de España para encaminar la cooperación en materia de interés común.

Además del memorando de entendimiento entre el Ministerio de Obras Públicas de Bolivia y el Ministerio de Fomento de España sobre el Corredor Ferroviario Bioceánico de la Integración, el cual “consolida la cooperación entre ambos países en el ámbito de las infraestructuras y los transportes”.

Ese documento define el marco de cooperación sobre cuestiones relativas a la planificación, financiamiento, construcción y operación del corredor.

Con ello se posibilita la participación de empresas públicas y privadas nacionales e internacionales en la iniciativa que unirá los puertos de Ilo (Perú) y Santos (Brasil).

El presidente Sánchez señaló que el proyecto tiene una importancia trascendental para su país porque traerá oportunidad, empleo y progreso para la región.

“Junto con Alemania y Suiza (estamos) liderando este proyecto multimillonario, creo recordar que son más de 10 mil millones de euros los que están vinculados con España”, dijo Sánchez, quien fue condecorado por el presidente Evo Morales con el Cóndor de los Andes en el grado de Gran Collar.

Luego de agradecer el reconocimiento del Estado boliviano, Sánchez, que se declaró profundamente “emocionado por la alta distinción”, garantizó: “El Gobierno de mi país hará todo lo posible, todo lo que esté en nuestra mano para el progreso, la cohesión y prosperidad de Bolivia”.

En tanto, Morales afirmó que la visita a Bolivia marca una nueva etapa de la relación bilateral. “El pasado pisado (hoy tenemos) nuevas relaciones diplomáticas, nuevas relaciones de cooperación conjunta”, enfatizó.

Posteriormente, en una conferencia conjunta, el Presidente de España felicitó al Gobierno boliviano por el mandato que cumplirá en 2019 en la presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Pero además de ello, se comprometió a realizar las gestiones con los demás países de la UE para que el próximo año Bolivia sea la sede de la cumbre entre ese bloque y la Celac.

“Quiero decir públicamente que esa petición y ese deseo que expresó el presidente Evo de que se celebre aquí en Bolivia esa reunión conjunta entre la Unión Europea y la Celac, pues desde luego que España trabajará en el seno de la Unión Europea para que eso sea posible en 2019. Espero que lo podamos conseguir”, señaló.

Morales agradeció el respaldo del Gobierno de España. “En 2017 se tenía que realizar la cumbre, (pero) por diversas razones no se llevó adelante, el próximo año estaba previsto en Europa, pero yo pedí (que sea en Bolivia), así como el Presidente de España, algunos embajadores alientan bastante. Quisiéramos ese gran encuentro en Bolivia con todos los presidentes de América Latina y el Caribe con la Unión Europea”, expresó.

Gobiernos pactan cooperación bilateral

Los presidentes Evo Morales y Pedro Sánchez también firmaron el acta de la XII Comisión Mixta Hispano-Boliviana de Cooperación, que incluye como anexo el Marco de Asociación país para el período 2018-2021 y un memorando sobre cooperación en materia de justicia.

El primer convenio se vincula con una estrategia compartida para reducir las desigualdades en el marco de la agenda 2030 que ambos Estados firmaron en septiembre de 2015.

Los alcances están relacionados con resultados de desarrollo en la cohesión social y acceso a servicios básicos de calidad en agua y saneamiento, educación, salud y fomento, las energías renovables, la gobernabilidad democrática, violencia de género, desarrollo rural y seguridad alimentaria, además de cultura y turismo para el desarrollo.

En tanto, el memorando de entendimiento entre los ministerios de Justicia de Bolivia y el de España apunta a encaminar la cooperación en materia de interés en común.

El acuerdo incluye la reforma de la justicia, el uso de las nuevas tecnologías, los derechos humanos (con especial referencia de los sectores más vulnerables, como los menores y mujeres), el desarrollo normativo y las diferentes formas de criminalidad (en particular la corrupción, la delincuencia organizada, la trata de los seres humanos, el ciberdelito, el lavado de dinero y el terrorismo).

El presidente del Estado, Evo Morales, destacó que los acuerdos firmados son incondicionales, a diferencia de la supuesta cooperación de Estados Unidos.

El presidente de España, Pedro Sánchez, reconoció el papel del presidente Evo en su lucha por lograr que el agua sea un derecho “y el saneamiento del agua, una de las principales vías para progresar”.