En Bolivia el salario mínimo nacional se elevó 368 % en 12 años

Infografía: Javier Pereyra

La Paz, 17 de agosto de 2018 (CAMBIO).- El salario mínimo nacional se elevó de manera constante desde el inicio de la gestión del presidente Evo Morales hasta alcanzar el 368% entre 2005 y 2018. Creció de 440 bolivianos en 2005 a 2.060 bolivianos en 2018.

De acuerdo con el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, el salario mínimo nacional (SMN) subió de 54 dólares en 2005 a 295 dólares en 2018 y se ubicó entre los de mayor tasa de crecimiento de la región: 368%.

Esta determinación de constantes incrementos salariales por encima de la tasa de inflación está enmarcada en la política económica de fortalecimiento de la demanda interna y reducción de la pobreza, que impulsa el Gobierno.

Antes de que Morales asuma la presidencia, el SMN estuvo congelado tres años consecutivos, entre 2003 y 2005, en 54 dólares (440 bolivianos), lo cual iba en contra de los trabajadores, pues con el incremento de los precios de los productos de la canasta familiar bajó el poder adquisitivo.

El presidente Evo Morales inició las elevaciones sucesivas por encima de la tasa de inflación para precautelar el poder adquisitivo de la población trabajadora del país, señala el Ministerio de Economía.

Con esta política, entre 2006 y 2016, el incremento acumulado del poder adquisitivo, es decir el salario real, que se registró en Bolivia fue del 85%, una tasa de aumento que estuvo por encima de las grandes economías, como Brasil (54%), Chile (34%), Ecuador (33%), Perú (31%) y Colombia (14%).

En 2006, el primer aumento del SMN decretado por el gobierno del presidente Evo Morales fue del 13,6%, con lo que ese pago mínimo subió de 440 bolivianos a 500 bolivianos.

El mayor incremento del SMN se registró en 2012, cuando ese monto subió en 22,64%. Tanto en 2011 como en 2014, el alza fue de 20%.
Si se toman los períodos neoliberales, 1986-2005, y de economía plural, 2006-2018, los promedios del SMN fueron: 235 bolivianos durante los gobiernos neoliberales y 1.147 bolivianos durante el período de Morales, según el Ministerio de Economía.

Esta cartera de Estado apunta: “La política salarial que lleva adelante el Ejecutivo, de beneficiar más a quienes ganan menos, a través de incrementos salariales por encima de la tasa de inflación y para algunos sectores inversamente proporcionales, además de la redistribución de ingresos, mejoró la calidad de vida de la población boliviana, hecho que se hace evidente en la superación de los niveles de pobreza y en la disminución de la desigualdad social en el país”.

Nadie debe ganar menos de 2.060 bolivianos

Ninguna persona que trabaje una jornada completa, es decir ocho horas diarias, percibirá un salario inferior a 2.060 bolivianos, según el Reglamento del Aumento Salarial, definido por la Resolución Ministerial 413/2018 del Ministerio de Trabajo.

“Todo trabajador sujeto a cualquier modalidad de contrato individual o relación laboral en condiciones de subordinación y dependencia, por cuenta ajena, que perciba una remuneración en cualquiera de sus formas en una jornada laboral completa, no percibirá un salario básico inferior al mínimo nacional”, señala esa norma.

En esta gestión, el mínimo nacional fue elevado en 3%, mediante el Decreto Supremo 3544.

El básico, por su parte, se incrementó 5,5%, así como los sueldos de los sectores públicos de salud y educación.

La resolución ministerial especifica que el incremento de 2018 debe aplicarse sobre la remuneración básica percibida durante 2017.

Ese incremento debió ser formalizado necesariamente mediante un convenio colectivo de aumento salarial.