Bolivia pide a la OEA continuar acompañando la Demanda Marítima

Foto: Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia

Juan F. Cori Charca / Cambio.- El canciller de Bolivia, Fernando Huanacuni, convocó ayer a los países que integran la Organización de los Estados Americanos (OEA) a seguir la fase final del proceso por la demanda marítima, radicada desde 2013 en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

“Bolivia invoca a los países miembros de la organización que nos acompañen en este tiempo con el mismo espíritu de fraternidad, con el mismo propósito de superar esta centenaria disputa en favor del reencuentro de nuestros pueblos, de la integración regional y donde todos salgan ganadores”, convocó el Ministro boliviano.

Durante su intervención en la XLVIII Asamblea General de la OEA, Huanacuni indicó que el proceso que inició Bolivia a Chile en 2013 ingresó a su recta final y que este año se conocerá la sentencia del máximo tribunal.

“Mi representación encuentra oportuno informar a esta asamblea general que este año se conocerá el resultado del proceso que el Estado Plurinacional de Bolivia interpuso en la Corte Internacional de Justicia sobre la obligación de negociar un acceso soberano al océano Pacífico”, dijo.

La demanda busca que Chile cumpla los sucesivos compromisos que asumió para resolver la mediterraneidad boliviana al margen del Tratado de 1904 y por más de 100 años.

Luego de señalar que el derecho marítimo boliviano es un “asunto histórico para la organización y de la más alta importancia” para el país, el Canciller recordó que la Asamblea General de la OEA aprobó resoluciones con “carácter vinculante entre 1979 y 1989”.

Durante las audiencias orales en la CIJ, celebradas entre el 19 y 28 de marzo, la jurista inglesa e integrante del equipo boliviano, Amy Sander, refirió que la OEA se pronunció en 11 oportunidades sobre la solución de la controversia marítima boliviana.

En el listado aparece la Resolución 686, adoptada en la XIII Asamblea General de la OEA de noviembre de 1983, la cual exhorta a Bolivia y Chile a que: “inicien un proceso de acercamiento y reforzamiento de la amistad de los pueblos boliviano y chileno, orientado a una normalización de sus relaciones tendiente a superar las dificultades que los separan, incluyendo en especial una fórmula que haga posible dar a Bolivia una salida soberana al océano Pacífico sobre las bases que consulten las recíprocas conveniencias y los derechos e intereses de las partes involucradas”.

No obstante, la defensa chilena, expuesta por la argentina Mónica Pinto, rechazó el carácter jurídico vinculante de esas resoluciones.

Huanacuni recordó ayer que la Asamblea de la OEA se pronunció de manera continua sobre la causa nacional hasta 2013, cuando Bolivia la retiró del temario porque se presentó una demanda en la CIJ.

Señaló que el Estado Plurinacional acudió a la CIJ con el convencimiento de que es un “medio pacífico, junto con la negociación y el diálogo, que puede contribuir a encontrar soluciones equitativas y sostenibles entre dos pueblos vecinos y hermanos, así lo reconoce la carta de la OEA, cuya asamblea general de los Estados reconoció en más de una oportunidad que los acuerdos para superar el enclaustramiento de Bolivia tienen importancia hemisférica”.

Por la tarde, el canciller de Chile, Roberto Ampuero, respondió al Ministro boliviano de Relaciones Exteriores en la Asamblea de la OEA. Dijo que Huanacuni se refirió a un tema “estrictamente bilateral” y que no corresponde plantearlo porque está radicado en la CIJ.

Además, señaló que “en la relación bilateral, entre Chile y Bolivia, no existen asuntos territoriales pendientes” y que “la soberanía fue definitivamente zanjada por el Tratado de Paz y Amistad de 1904”.

“Nuestro Gobierno, lejos de negarse a la búsqueda de una relación bilateral constructiva, siempre ofreció fraterno diálogo respecto a los temas que interesan a ambas naciones, la base de esto radica, desde luego, en el respeto irrestricto al Tratado de 1904, la comunidad hemisférica es testigo de la disposición de Chile a tener con Bolivia una relación positiva y con una mirada de futuro, es un llamado que aquí reiteramos”, apuntó.