Gobierno declara emergencia por desastres y pide a opositores no hacer campaña política con la población afectada

Foto: Unidad de Comunicación Presidencial

La Paz, 7 de febrero de 2018 (La Razón).- El presidente Evo Morales informó que el gabinete ministerial determinó lanzar la declaratoria para agilizar la disponibilidad de recursos económicos con la finalidad de atender de manera pronta a los damnificados por las lluvias.

El Gobierno declaró “estado de emergencia” para atender a las familias afectadas por las lluvias, inundaciones y mazamorras en diferentes puntos de Bolivia con la disponibilidad de los recursos económicos necesarios. El presidente Evo Morales informó este miércoles de la declaratoria y aseguró que hasta el momento solo está confirmada una muerte por efecto del temporal, en la localidad de Cotagaita.

La CAF-Banco de Desarrollo de América Latina ya comprometió habilitar una línea de crédito con facilidades para apoyar a las víctimas. “Seguramente va haber alguna cooperación con algunos desembolsos para atender a las familias afectadas”, destacó. En reunión de gabinete fue analizada la situación desatada por las intensas lluvias que afectan a regiones de departamentos como La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Beni, Chuquisaca, Potosí y Tarija. En Tiquipaya, Cochabamba, en las últimas horas hubo una mazamorra que dañó un puente y entre 10 a 15 viviendas.

“El gabinete ha decidido declarar estado de emergencia para atender a las familias afectadas por inundaciones y mazamorras. Eso significa cómo movilizar los recursos económicos para atender a las familias afectadas por las inundaciones en los municipios que correspondan”, anunció Morales en una conferencia de prensa en Palacio de Gobierno.

Hasta ayer se reportaron 86 familias damnificadas, es decir, que fueron golpeadas de forma directa por la pérdida de sus bienes y 6.129 familias afectadas con un impacto indirecto, de acuerdo a la diferenciación hecha por el viceministro de Defensa Civil, Carlos Brú.

El Jefe de Estado aseguró que hasta el momento está confirmada solo la muerte de una persona en Cotagaita, Potosí, por el temporal y expresó su confianza en que la cifra no aumente.

El vicepresidente Álvaro García estará en las próximas horas en Tiquipaya, donde la mazamorra dejó varias familias damnificadas.

Morales llamó a la oposición a no utilizar políticamente los desastres y, por el contrario, los convocó a unir fuerzas para apoyar a quienes resulten afectados por los desastres.

“No podemos hacer política con la tragedia de la familias”, insistió y aseguró que la Policía y las Fuerzas Armadas están desplazadas para apoyar a socorrer a las personas, a quienes recomendó privilegiar la vida antes que sus bienes materiales cuando enfrenten inundaciones o mazamorras.

El Presidente estuvo en Tupiza, Potosí, y Vinto, Cochabamba, y comprometió reconstruir las viviendas arrasadas por el agua.

El temporal también afecta al aparato productivo, principalmente en Santa Cruz. Solo en Beni hay más de 2.000 hectáreas de cultivos familiares dañados por la inundación.

Foto: Unidad de Comunicación Presidencial Bolivia

Foto: Unidad de Comunicación Presidencial Bolivia