La Compañía de Danza boliviana Sariri del Ande presenta la última función de Atawallpa, la sangre del sol